Un bosque encantado

            brunos_garden_16.jpg

En la zona sudeste de Australia, aproximadamente a 70 kilómetros de la ciudad de Melbourne., más precisamente, en la selva tropical del estado de Victoria, existe un bosque encantado:  un lugar único que combina el arte con la belleza del entorno natural, en la selva tropical

En Maysville una pequeña aldea en Australia, llegó Bruno Toros con su familia, hace más de 20 años y decidió quedarse en aquel paradisíaco paisaje.

Compró una casa cercana a la selva tropical, y Bruno comenzó su trabajo.

diapositiva9.JPG

Quería hacer realidad su sueño. La selva tropical le sirve como escenario para tallar sus esculturas.

Comenzó con 15 esculturas y llegó a tener casi 500.

Esculturas de terracota que parecen personajes vivos del bosque:

Duendes que salen de un árbol, ninfas con cuerpo de caracol recostadas. Esculturas a caballo, viejos magos, jovencitas que parecen hadas, faunos, un indio tocando  la guitarra, un pianista tocando el piano, un grupo de niños mirando al cielo.

brunoforks.jpg

     bruno-torfs-1.jpg

diapositiva4.JPG

Creo un lugar mágico el Bruno Arts Spculture Garden. Un jardín en pleno bosque que parece salido de un cuento de hadas.

 

El peor incendio en Australia

  Bruno_Torfs_14_.jpg

En el 7 de febrero del 2009 hubo un terrible incendio en la zona.

Fue el peor incendio forestal de Australia. Hubo 181 muertos según fuentes gubernamentales.

Miles de casas arrasadas, entre ellas la casa de Bruno Torfs y su familia, cerca de 450.000 hectáreas ardieron.

Siete mil  personas tuvieron que dejar sus casas. Bruno y su familia se salvaron del incendio, pero muchas de sus obras se quemaron.

diapositiva12.JPG

Comenzó un largo proceso para quitar restos quemados, reconstruir su casa y comenzar de nuevo. Durante más de dos meses Bruno, su familia, amigos y vecinos estuvieron sacando escombros, recuperando lo que les fue posible.

Luego vino la tarea de replantar vegetación.

Afortunadamente la naturaleza respondió muy bien. Bruno pudo salvar algunas esculturas y pinturas.

Logró restaurarlas y hoy de nuevo se pueden admirar más de 100 de sus obras en plena naturaleza. La pasión de Bruno para compartir su amor por el arte y la historia de la vida con el mundo no ha sido dañada por los incendios, de hecho, casi se diría que ha sido forjada de nuevo por las llamas que casi lo llevó todo por la borda.

Realmente, estas obras de arte parecen hablar por sí mismas, animadas por el espiritu de su escultor Bruno Torfs.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar